Blog

Arquitectura e industrialización

01 de Junio, 2021.

Analizando la situación actual de la construcción podemos observar que apenas a variado en los últimos 50 años: la fabricación “in situ”, el alto consumo energético, altas cifras de residuos, importante impacto de la huella de carbono, los tiempos de ejecución son largos y distorsionados por agentes externos, etc.

Tal y como os comentamos en el blog anterior, "SOSTENIBILIDAD Y ARQUITECTURA", el escenario general que observamos a nuestro alrededor y situándonos en el siglo XXI, con los retos inaplazables de SOSTENIBILIDAD, ahorros de energía, reducción y reciclaje de residuos, disminución de emisiones de CO2, …, las alternativas deben materializarse basándose en la investigación y la tecnología que parecen haberse puesto de perfil en el ámbito de la construcción de edificios. 

No somos ajenos (y no deberíamos serlo) a los datos que definen la situación actual de nuestro ecosistema global, donde la demanda de energía mundial aumenta un 50% en los últimos 25 años y se prevé que un aumento de otro 50% hasta el 2050, con las correspondientes emisiones de CO2 por la generación y el consumo de la misma que representan el 85% de todos las emisiones.

No es desconocido que los efectos de estas emisiones de CO2 y otros gases contaminantes (gases de efecto invernadero) como el calentamiento global y los daños sobre el medio ambiente empiezan a ser preocupantes y somos los seres humanos unos de los damnificados en esta ecuación cuyo resultado pasa por la extinción como especie si no cambiamos las variables y corregimos nuestros errores.

En 2050 el 68% de la población mundial vivirá en ciudades, un 13% más que en la actualidad. Ciudades que consumen un 65% de la energía mundial y generan el 70% de las emisiones de CO2, siendo las edificios los causantes del 50% de las emisiones. 

Resumiendo, tenemos un grave problema en este momento y se agravará en el futuro inmediato si no tomamos medidas urgentes tendentes a revertir el daño producido.

Organizaciones mundiales y países (no todos) han visualizado el problema y han comenzado a tomar decisiones, acuerdos y dictar directrices para cambiar la tendencia y corregir errores de estos últimos 100 años.

Naciones Unidas en 1987, elabora el informe Brundtland o también denominado Nuestro Futuro Común, donde se alerta sobre las consecuencias medioambientales nocivas del desarrollo económico y la globalización y buscando soluciones a los problemas generados por la industrialización descontrolada y el crecimiento económico, buscando un desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades.

Aparece el concepto de la SOSTENIBILIDAD fundamentado en tres axiomas fundamentales: la protección medioambiental, el desarrollo social y el crecimiento económico.
Más recientemente en el acuerdo de Paris se toma la decisión de que todos los edificio deberán generar cero emisiones de gases contaminantes en 2050. Así mismo, debemos citar la entrada en vigor de la última normativa tendente al consumo casi nulo o nulo en edificaciones, etc.
El objetivo es ambicioso, pero innegociable para nuestra supervivencia en el planeta y dar un salto evolutivo de modo que nuestro entorno vital sea una de nuestras prioridades y valores más importantes.

Las medidas a adoptar, para corregir los errores cometidos en la gestión del ecosistema global que componen el planeta y sus moradores (entre ellos nosotros), son muchas y urgentes: Sensibilización general sobre la situación actual y futura que nuestro sistema de vida provoca en nuestro entorno, la reducción del uso de energía que genera emisiones de gases contaminantes a favor de energías limpias o renovables, uso eficiente de la energía, reducción de residuos, reducción de emisiones contaminantes, reciclaje, etc.

Llegamos a la industrialización en la construcción de edificios como un instrumento o herramienta válida en nuestro camino a la sostenibilidad. Cuando hablamos de industrialización, hablamos de fabricación de componentes en taller para su montaje en obra.

La construcción industrializada, o modular, o en seco, o en fábrica es con toda seguridad el sistema de construcción del futuro y aún estando en sus inicios, apunta a un crecimiento exponencial en un futuro próximo. 

Entre nuestros vecinos europeos el nivel de construcción industrializada fluctúa entre el 7% de Italia, 7% de Reino Unido, 10% de Alemania, 48% de Holanda hasta el 87% de Suecia. España se sitúa a en un 1%.  

Las características importantes de este método de construcción son: Sostenibilidad, Rapidez, Rentabilidad, Flexibilidad, Calidad y Seguridad.

  • SOSTENIBILIDAD: Permite la implementación de estándares de eficiencia energética y consideraciones ambientales. Permite un consumo más optimi-zado de materias primas y una reducción significativa de residuos y el reciclaje de los mismos. Permite una reducción de la energía necesaria para la construcción de los distintos componentes de la edificación y una consiguiente reducción de las emisiones de gases contaminantes a la atmosfera.
  • RAPIDEZ: El proceso industrializado en la construcción permite reducciones del tiempo necesario para la ejecución de una edificación del 5º% y una planificación de obra mucho más real y ajustada.
  • RENTABILIDAD: La producción industrializada en seria permite ahorro al optimizar los costos al estandarizar la producción de componentes de la edificación con una maquinización del proceso y una reducción de mano de obra no especializada. Se acortan los plazos de entrega de componentes y se reducen las mermas de materiales. Se pueden garantizar y testar los materiales y componentes acaba-dos con mayor facilidad y eficacia. Menos mano de obra y de origen local tiene un impacto positivo en los costos laborales. Se estima una reducción del 30% de los recursos necesarios y del 35% de re-siduos generados. 
  • FLEXIBILIDAD: La gran cantidad de materiales y soluciones constructivas nos permiten un amplio abanico de posibilidades y alternativas donde el dise-ño adquiere un papel fundamental.
  • CALIDAD: El proceso industrial de la construcción propicia un aumento exponencial de la calidad del producto final acabado.  Las pruebas de calidad y prestaciones de los productos industrializados son más fáciles y económicas que las de la construcción tradicional “in situ”. 
  • SEGURIDAD: Los protocolos de seguridad son más fácilmente de implementar en la construcción industrializada al realizarse en un entorno cerrado y controlado, llevado a cabo por personal especializado de alta cualificación y especialización, lo que repercute en una disminución importante de la siniestrabilidad laboral (se estima que los accidentes laborales disminuyen en un 20%).


Es por todo esto que queremos hacer de nuestro blog una plataforma en la cual compartir con todos vosotros la importancia que tiene hacer de nuestras viviendas un lugar sano para nosotros y para el futuro de nuestro planeta.

Desde el estudio de Basalo Arquitectos SLP, estamos muy contentos con la acogida que les habéis dado a nuestros nuevos prototipos de vivienda modular de bajo coste y alta eficiencia energética, pues muchos de vosotros habéis optado por un nuevo estilo de vida y os estáis poco a poco adentrando en el mundo de la vivienda sostenible comprobando que es una gran opción a valorar.

Aquí abajo os dejamos un breve recordatorio para que nos podáis consultar cualquier duda que os pueda surgir  si os animáis a uniros a nuestro compromiso por un planeta mejor.

© 2021 Basalo Arquitectos SLP

Built with Mobirise - Get now

Usamos cookies para darte la mejor experiencia. Más Información.